Suzanne Haïm

Vaya al Contenido

Menu Principal:

 

Puede que la pintura haya entregado sus más remotos secretos!

¿Qué es lo que queda por indagar cuando la imaginación, solicitada a lo máximo con el mañoso auxilio de las técnicas usadas ha facilitado el alcance de  la excelencia?

¿Qué le queda al artista para expresarse y conmover, sin producir un desvaído plagio de lo ya existente o una redundancia en una mundología artística sumergida por una producción tan destacada como prolífica?

Siempre pinté olvidando que era pintora. He dejado brotar del lienzo sonidos, polifonía, resonancias, ecos, rumores, gritos hasta aullidos….Un cañón de polifacéticas voces.

Sin darme realmente cuenta de ello y también porque tuve la suerte de ser música, he dejado esta polifonía  impregnar color y forma a fines de que, combinados con el impacto visual, origine lo que más me importa: la emoción.


Beneficiando, por lo tanto, de un extraordinario privilegio me dejé mecer por la armonía de las formas y de los colores sin jamás dejarme acosar por cualquier convención, obedeciendo sólo a un anhelo de escribir una partitura que espero vista, oída y entendida por  muchos de ustedes

Suzanne Haïm


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal